Follow by Email

martes, 2 de febrero de 2021

"Tenemos el fósil sonoro más antiguo del universo"

https://www.latribunadecuenca.es/noticia/z0b591bf3-f6c5-df38-8296c107704ee541/politica/cookies

"Tenemos el fósil sonoro más antiguo del universo"

J. Monreal
 - 

Julio Sanz Vázquez, coordinador del Gabinete de Música Electroacústica

En el G.M.E tenemos el fósil sonoro más antiguo del universo - Foto: Reyes MartÁ­nez

El Gabinete de Música Electroacústica de Cuenca (GME) es un centro de investigación cuya actividad consiste en la unificación de la música y nuevas tecnologías, aplicadas a la composición. El gabinete pone a disposición de los compositores del panorama nacional e internacional los avances que, en materia tecnológica se producen, para que éstos puedan crear música. Cabe recordar que el gabinete de Cuenca fue el primer centro público de enseñanza, creación, investigación y difusión de la Música Electroacústica en España. Fue inaugurado en abril de 1983 en el Conservatorio Profesional de Música de la Diputación Provincial de Cuenca. Tras unos años de escasa actividad, y gracias a la firma de un convenio entre Diputación y la UCLM, el centro de investigación se reactiva (con sede propia en la Facultad de Bellas Artes) por medio del grupo de I+D+i ‘Fuzzy Gab .4’, siendo su principal investigadora Sylvia Molina, quien cuenta en su equipo con diversos colaboradores, entre ellos Julio Sanz Vázquez, promotor del gabinete, quien ejerce labores de coordinación e investigación.

¿Fue el Gabinete de Cuenca pionero en su género?

Sin duda alguna que lo fue porque fue el primer gabinete de música electroacústica de carácter público que hubo en España. Ya había otros centros similares en ciudades como Barcelona, pero eran privados y por tanto éste fue un centro de referencia al ser de carácter público.

¿Hubo momentos en los que pudo desaparecer?

Desde su creación en 1983 y hasta 2006 el centro estuvo funcionando perfectamente, pero al pasar las competencias educativas del Conservatorio a la Junta, se trasladaron todas las asignaturas menos la Música Electroacústica. El laboratorio se cerró, y todo el material quedó en un sótano sin que se pudiera acceder al mismo, durante más de diez años. Seguimos luchando por su recuperación, y finalmente conseguimos rescatar los archivos y gracias a un convenio con la Universidad de Castilla-La Mancha recuperamos los fondos para ponerlos a disposición de los investigadores que vengan a consultarlos.

¿Conocemos realmente qué es la música electroacústica?

Esa pregunta puede tener la misma respuesta que si nos referimos a la música de Mozart, Bach u otros grandes nombres de la música. Afortunadamente, en estos momentos la música electroacústica, que no es lo mismo que electrónica, es la evolución tecnológica de la historia de la música culta llevada a su máxima expresión con nuevas tecnologías.

¿Volverá el gabinete a estar a pleno rendimiento?

El gabinete como tal sigue cerrado desde hace años, pero la actividad se ha retomado, gracias a distintas asociaciones, así como a la Orquesta Sinfónica de Ordenadores, que siguen aportando su experiencia en esta materia y generando una sinergia compositiva y creativa que nos permite estar en activo, gracias a la buena disposición de la UCLM, y concretamente en la Facultad de Bellas Artes donde tenemos nuestro espacio para poder trabajar.

¿Dónde se dan a conocer los trabajos de investigación que surgen en Cuenca?

Prácticamente a todo el mundo, gracias a que tenemos creada una red de compositores a nivel internacional en la que realizamos composiciones colaborativas con universidades domo la de México, Inglaterra, Alemania, etc. Estamos en permanente contacto con estos centros, con los que intercambiamos experiencias y materiales sonoros. La comunicación es fundamental y más en estos momentos en los que las nuevas tecnologías permiten la difusión inmediata de todo lo que se hace en laboratorios de cualquier parte del mundo. De hecho, hay un programa en el que venimos trabajamos en conjunto, desde hace diez años, en composiciones poliédricas, en las que participan varios compositores.

¿Reciben en el centro a investigadores de otros países?

Por supuesto que vienen investigadores, al margen de las citas anuales programadas y reuniones de trabajo. Cada avance tecnológico o posibilidad de conciertos, lo comunicamos al resto de investigadores con los que mantenemos relación constantemente para estar al día de cuanto se hace en los distintos centros de investigación de todo el mundo.

¿Al crear el centro pensaron en que llegaría a tener la importancia que alcanzó años mas tarde?

Era evidente que iba a ocurrir, y así se ha confirmado porque la tecnología avanza muy rápidamente y el tiempo ha demostrado que éste era el camino del futuro en materia de investigación del sonido.

Hay quien mantiene que todo en el universo es música. ¿Qué música tiene el universo?

El universo, en sí mismo, es música porque la música no es más, ni menos, que una vibración ordenada de una forma concreta. Según los estudios y teorías de cuerdas y electrostática de la física cuántica, más allá de los neutrones y protones, de las energías que genera la materia, son vibraciones acumuladas. Si somos vibraciones, todo es música, sonido ordenado y organizado.

¿Tienen en el archivo algún material fuera de lo común?

Lo tenemos, y es algo que llegó a nuestras manos hace ya muchos años, casi por casualidad, porque éramos el único centro público que se dedicaba a este tipo de investigaciones. Fue en 1988, cuando el investigador Jesús Rueda apareció en nuestro centro con una cinta grabada, procedente de la NASA, que contenía el documento del sonido del plasma del universo. En aquellos momentos estábamos investigando en ese campo y aquel hallazgo supuso un impulso tremendo para seguir profundizando en ese aspecto. Ese sonido, que guardamos en nuestro archivo, es lo que podríamos denominar el sonido más antiguo del universo, ya que es una de las ondas que se generaron en la creación de lo que llamamos universo, en el momento del Big-Bang. Es, por decirlo de algún modo, el fósil sonoro más antiguo del universo. Una pequeña joya en nuestro archivo sonoro de la que nos sentimos orgullosos y que nos motiva para seguir investigando a pesar de que mucha gente no entienda lo que hacemos. Cada uno es libre de pensar lo que desee, porque todo es cuestión de documentación, información y de conocimiento. Que una persona no llegue a alcanzar lo que otro está investigando es problema de quien no lo conoce, no de quien trabaja sobre ese tema. Investigar siempre es una tarea dura y en muchas ocasiones incomprendida, pero no por eso vamos a dejar de hacerlo y descubrir cada vez más y mejor el mundo que nos rodea.

¿Qué futuro le aguarda al Gabinete de Música Electroacústica?

Nuestro objetivo es, en primer lugar, que no se pierda el material que hemos conseguido a lo largo de tanto tiempo, no sólo de los clásicos sino de los contemporáneos. Conservar el archivo y su difusión es uno de los objetivos que nos hemos marcado para darlo a conocer a cuantos investigadores quieran trabajar en ellos. Hemos emprendido un camino que esperamos que continúe, porque está involucrada la Universidad de Castilla-La Mancha, y más ahora que se ha creado recientemente en Cuenca un Instituto de Investigación Tecnológica en el que ya tiene cabida el grupo de investigación ‘Fuzzy Gab .4’ con Sylvia Molina al frente, y que en el futuro este grupo pueda formar parte de este instituto. El camino está marcado pero ahora hacen falta fondos para su desarrollo, porque sin financiación los proyectos de investigación se quedan en nada más que en la teoría. Esperamos y deseamos que los fondos lleguen y se pueda retomar la labor que emprendimos hace ya tantos años y que permanece a lo largo del tiempo a pesar de los muchos problemas y dificultades que han ido surgiendo y que, afortunadamente, se han ido solventando.

¿Los alumnos de Periodismo, audiovisual, se interesan por el Gabinete?

Hay mucho interés, y se demuestra día a día con grupos de alumnos que se implican en los proyectos y actividades que llevamos a cabo, como pueden ser los conciertos que venimos organizando a finales de curso con la Orquesta Sinfónica de Ordenadores que tiene mucha aceptación y gran participación. Toda colaboración siempre es positiva y estamos abiertos a todo el que quiera conocer nuestro trabajo. Cuanta más divulgación tenga el gabinete, más y mejor será conocido a todos los niveles.